La líder de los nacionalistas de Escocia considera al "procés" catalán ilegal e ilegítimo

Nicola Sturgeon en Abril de 2016 - Kenneth Halley - es.wikipedia.org
Nicola Sturgeon rehusa equiparar la causa escocesa con la catalana, a la que pone como ejemplo de lo que no hay que hacer         
Noticias
José A. Ruiz 04/02/2020 2376

Una de las declaraciones más esperadas tras la proclamación del Brexit fue la de la primera ministra Escocia, Nicola Sturgeon, líder del Partido Nacionalista Escocés. Dado que Escocia votó mayoritariamente permanecer en la Unión Europea y el Brexit les ha sacado de ella en contra de esa voluntad, Sturgeon ha pedido poder celebrar un nuevo referéndum y ha expresado su irrenunciable voluntad de independizarse.

En su alocución, Sturgeon se ha referido al proceso Catalán, al que ha querido poner como ejemplo de lo que no se debe hacer.

"El movimiento independentista catalán nos enseña que un proceso sin legalidad ni legitimidad no consigue la independencia".
 
Es una opinión que ya hemos oído antes entre las filas del nacionalismo Escocés. Pese a las enormes diferencias entre ambos casos (Escocia sí fue previamente un país independiente y la legalidad británica sí contemplaba un eventual referéndum de independencia) en los inicios del "procés" catalán los nacionalismos europeos seguían con interés los pasos de Mas y Puigdemont hasta que los líderes nacionalistas abrazaron la unilateralidad, momento en el que los propios nacionalistas escoceses empezaron a cuestionar los métodos del nacionalismo catalán.
 
Que el proceso Catalán no haya respetado la legalidad no es algo que discutan ni tan siquiera los líderes del nacionalismo, que han hecho de la desobediencia su bandera y que tienen como uno de sus lemas "Hemos de desobedecer las leyes injustas", asumiendo como inspiración los roles de Rosa Parks o Martin Luther King.
 
Sin embargo que se acuse al "procés" de "ilegítimo" no solo alude a la parte que el estado de derecho puede juzgar, esto es, a la legalidad, sino a aquella parte que solo podría ser juzgada si el proceso hubiera sido legal, y esta es la que evidencia que el referéndum no se organizó de forma que pudiera conocerse fehacientemente la voluntad de los ciudadanos de Cataluña. Una votación sin marco legal (no se ajustó a los requisitos del comité de Venecia ni a las directrices del propio Comité de Garantías Estatutarias que el nacionalismo había creado a tal efecto) en el que la mayoría de Catalanes decidieron no votar (incluso tomando como ciertas las cifras del nacionalismo) en el que solo una parte organizó, ejecutó, votó y contabilizó y en el que se detectaron más de 80 municipios con más síes que habitantes, urnas que llegaban llenas a los colegios de votación, gente que votaba varias veces...
 
El hecho es que las imágenes de violencia policial profusamente difundidas por los medios nacionalistas catalanes (que se hicieron crecer con abundantes fake news) aún perduran en la memoria de los europeos, pero no han logrado hacer olvidar que el choque fue producido por la acción unilateral de unos líderes nacionalistas que utilizaron a la gente como peones de una escalada creciente de la que hoy solo quedan imágenes de las calles de Barcelona en llamas.
 
Los movimientos nacionalistas Europeos están buscando ese "momentum" que les permita aliarse en un frente común que dé lugar a los nuevos estados que buscan, pero el nacionalismo catalán no marca el camino, sino que en casos como el de Escocia, está siendo mostrado como un ejemplo del mal proceder.
                   

Onda Layetana Noticias: Artículos relacionados