Voces Layetanas - Reflexiones libres e independientes

Ética y Educación

Sin estas herramientas, ciertos sectores manipulan la indignación ciudadana y la dirigen contra sus adversarios políticos         
Voces Layetanas
Mariano Gomà 16/07/2019 463
Se están convirtiendo lamentablemente en hechos cotidianos los episodios de violencia hacia grupos o personas que, por las circunstancias que sean, no proceden como otros quieren imponer. La Sra. Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, a la que no voy a juzgar en este artículo, fue objeto de insultos, gritos, acciones violentas y demás lindezas que hubieran sido quizás incontrolablemente violentas si no hubiera mediado la acción de los cuerpos de seguridad. Paradójicamente, se declaró desolada por haber sufrido esa violencia, con lagrimita y todo, quizás habiendo ya olvidado años atrás cuando ella capitaneaba las acciones violentas de carácter semejante desde el otro lado de la valla.
 
Dirigentes del Partido Popular fueron literalmente agredidos en la Universidad por comandos violentos encapuchados (cosa a la que en Cataluña ya estamos acostumbrados) por ir simplemente a manifestar verbalmente su ideología política de forma pacífica en campaña electoral.
 
Hace unos días dirigentes y representantes de Ciudadanos, que tristemente también saben lo que es sufrir agresiones, fueron objeto de un ataque multitudinario de gente violenta que les lanzó orines y todo tipo de objetos vejatorios y, si no hubiera mediado de nuevo la fuerza de seguridad, la violencia hubiera llegado no se sabe dónde. Y esto último fue en los actos conmemorativos del orgullo gay.
 
ÉTICA.- Conjunto de costumbres y normas que dirigen o valoran el comportamiento humano en una comunidad.
 
EDUCACIÓN.- Pautas mínimas de comportamiento social que nos permiten convivir en colectividad.
 
No creo necesario insistir en que los episodios que estamos viviendo en España presentan total ausencia de ética y educación por parte de los violentos, cuya misión es reventar cualquier acto de convivencia. No puedo creer que a los colectivos de gays, lesbianas, transexuales, homosexuales, binarios y demás debamos considerarlos gente sin el más elemental sentido de la ética y la educación, ni tampoco a los grupos independentistas o estudiantes universitarios, porque si así fuera el drama de nuestro país sería irrecuperable y con toda seguridad acabaría mal, como ya España tuvo ocasión de comprobar en 1936, por lo que creo que debemos hacer una cierta reflexión sobre el tema.
 
Es comprensible la celebración del orgullo de los colectivos despreciados, oscurecidos, insultados y arrinconados durante décadas o siglos, de igual forma que es comprensible que puedan manifestar su condición sin complejos, pero las figuras estrafalarias, ridículas y grotescas que vimos no creo que se correspondan con el conjunto. ¿No es verdad señor Marlaska, señor Iceta, señor Vila o señor Collboni por citar algunos ejemplos? Y supongo que tan solo gente sin ética ni educación fueron capaces de insultar, orinarse o lanzar objetos con odio irrefrenable a quienes no piensan como ellos.
 
Lo mismo podríamos decir de los violentos universitarios encapuchados, pues si todos los estudiantes fueran así, vaya futuras generaciones profesionales íbamos a tener en España. Y qué decir de los violentos radicales secesionistas cuya enfermedad y odio les induce a desgañitarse en insultos hacia unas personas que hace un tiempo estaban en su mismo bando y ahora por los azares de la política se hallan más o menos en el contrario.
 
Pues a todos esos colectivos quisiera decirles desde aquí que, o dominan a sus violentos radicales en sus fiestas, respetando la apertura social y el marco de convivencia, o la sociedad puede darles la espalda como pago por su violencia.
 
Quisiera acabar apelando a la Ética y la Educación como base del respeto a la sociedad en general y a la pacífica convivencia, siendo responsabilidad de todos y sobre todo de los dirigentes y cabecillas el control de las facciones extremistas. No dudemos que si nosotros no encontramos el secreto de poder convivir, nos lo encontrarán otros, también con otros métodos y soluciones.
 
¿Y cómo se llama eso?
                   

Voces Layetanas: Artículos relacionados
Si. Estoy señalando ese botón
Pulsa el botón para escucharnos

Descarga una APP para escúcharnos en tu móvil