Voces Layetanas - Reflexiones libres e independientes

En el constitucionalismo hay sitio de sobra. ¿O no?

El ataque de Crónica Global a Dolça Cataluña, un vergonzoso ejemplo de 'fuego amigo' en la resistencia         
Voces Layetanas
José A. Ruiz 10/09/2019 257
En un movimiento inesperado, el digital constitucionalista Crónica Global ha atacado al veterano Blog constitucionalista Dolça Catalunya. No ha sido en un artículo ni en dos, sino en toda una serie en la que presuntamente se "destapan" las personas detrás del fructífero Blog que ha sido y aún es referencia para la resistencia al nacionalismo. Pero lejos de quedarse en desvelar la identidad de un grupo de personas (que habían dicho por activa y por pasiva que querían salvaguardar sus identidades por temor a represalias nacionalistas) los artículos de Crónica Global han incluido ofensas, injurias y enormes difamaciones.
 
Porque una cosa es decir que el blog ha perdido la frescura de sus inicios, que podría ser, o afirmar que desprende un cierto tufillo a sotana, que también es cierto y nunca lo han ocultado. Pero ya es más serio afirmar que contrarresta al nacionalismo catalán con un nacionalismo español aún más exacerbado, o vincularlos alegremente a la masonería, a "movimientos clericales más extremos que el Opus Dei", o a elementos de extrema derecha, y ya es totalmente intolerable equipararlos con los acosadores de Arràn y mucho menos con el Ku Klux Klan, cosa que han hecho sin tan siquiera despeinarse.
 
Y aún no hemos tenido en cuenta que al desvelar esas identidades (y algunas ya han sido desmentidas por los propios señalados) el digital les ha puesto en el punto de mira de los independentistas, que no dudan en atacar a los medios críticos, como el propio Crónica Global ha podido experimentar. Además, el digital ha dado al independentismo armas y (falsos) argumentos con los que atacar al constitucionalismo en su conjunto.
 
Dolça Cataluña siempre ha mostrado como propios los símbolos catalanes tanto como los españoles. La senyera catalana (y no la estelada) convive con la rojigualda, y la mezcolanza única de catalán y español que emplean en sus artículos deja claro que para ellos amar una cultura no implica despreciar otra. La única respuesta del Blog a su atacante ha sido repostear un vídeo con numerosos y relevantes apoyos del constitucionalismo, ironizando sobre el calificativo recibido "El Ku Klux Klan catalán" pero sin entrar al trapo y sin mencionar siquiera el nombre del digital que les ha difamado. Algo a mi entender que les sitúa moralmente un escalón por encima de sus difamadores.
 
Finalmente os diré que escribo esto desde una humilde gaceta constitucionalista sin relación alguna con ninguno de los dos medios. Si quisiera ser rebuscado diría que Dolça Catalunya es la competencia, pero aquí estoy, reivindicándola, porque las luchas cainitas nos debilitan a todos. De hecho el medio al que esta gaceta está vinculado, la emisora de radio Onda Layetana, se llamaba anteriormente Tabarnia Radio, pero tuvo que cambiar de nombre porque cierto personaje logró registrar la marca antes de que pudiera hacerlo su propio creador (con cuya autorización contaba esta emisora) y usó ese poder para intentar imponer su fuerza, por lo que este medio decidió adoptar un nuevo nombre. Y antes de eso, otra emisora de radio, que se autocalifica como "LA radio constitucionalista de Cataluña", usaba las redes sociales para atacar a su competencia con el endeble y poco original argumento de que estaba "financiada por fuerzas de extrema derecha".
 
Lo que vengo a concluir es que, aunque es legítimo criticar o investigar a otros medios, estas "puñaladas fraternales" al vecino nos empequeñecen a todos. Si panfletos nacionalistas subvencionados como elnacional.cat o vilaweb quieren matarse entre ellos, pues adelante, pero quienes respetamos la ley y la democracia no podemos permitirnos estas luchas de poder que tanto agradan a nuestros políticos (y a los otros). Me da igual Dolça Cataluña que Somatemps, me da igual Crónica Global que Libertad Digital, y me da igual La Silenciosa que la Gaceta Layetana. Todos tienen distintos enfoques y voces diferentes, del más grande al más pequeño, y todos son necesarios, con sus fallos, en un mundo de prensa subvencionada. Los que descienden al barro, como el digital que ha motivado este artículo, pierden de un plumazo el prestigio que tanto les había costado reunir, y al hacerlo se dañan tanto o más que a su teórico rival.
                   

Voces Layetanas: Artículos relacionados
Si. Estoy señalando ese botón
Pulsa el botón para escucharnos

Descarga una APP para escúcharnos en tu móvil