Torra da 10 días a los catalanes para que se vayan de vacaciones antes de un posible confinamiento

- -
Si tras ese plazo no bajan los contagios podría cerrar las "fronteras"         
Noticias
José A. Ruiz 27/07/2020 459
El titular que ha querido dejar Quim Torra en su última comparecencia no ha sido exactamente el que encabeza este artículo, pero a buen seguro es lo que ha entendido la mayoría de catalanes que tiene planeado irse de vacaciones este mes de agosto.
 
Diez días.  Estando a 27 de julio es prácticamente una garantía de que no habrá confinamiento perimetral alguno hasta el 6 de agosto, momento en el que podría confinarse a la población catalana de no descender el ritmo de contagios.  No tiene mucho sentido este preaviso tan prolongado en el contexto actual en el que una ligera variación en la velocidad de los contagios ha hecho que Londres paralice el turismo a España con solo unas horas de margen, a no ser que lo que pretende Torra sea, precisamente, decir a los catalanes (y más concretamente a los del área metropolitana de Barcelona con familia en el resto de España) que podrán disponer de su agosto de vacaciones.
 
Como mencionábamos en un artículo previo, Quim Torra no quiere confinar el área metropolitana de Barcelona, pues fastidiar las vacaciones de tres millones y medio de personas en plena precampaña electoral (y el nacionalismo solo vive en dos estados, precampaña o campaña) sería muy perjudicial para los intereses de su jefe, Puigdemont, por lo que esta medida podría garantizar no solo la salida, sino también el retorno, ya que un confinamiento de quince días que se iniciase el 6 de agosto finalizaría a tiempo para permitir el retorno de los catalanes a su residencia habitual para reemprender su actividad. 
 
La retranca de la medida está en la frase "si no desciende el ritmo de contagios", ya que tras el más que previsible éxodo masivo de los primeros días de agosto es altamente probable que los contagios en Cataluña se reduzcan bastante, ya que se repartirán por el resto del estado, tema que Torra ha tocado de forma tangencial al pedir a la gente que "tenga cuidado y minimice sus contactos" al ir a visitar a su familia.  Dos soluciones en una, y las dos baratas.  Hacer que los catalanes del área metropolitana estén menos enfadados y que los contagios se concentren menos en Cataluña.
 
¿Electoralmente? Puede que alivie un poco el golpe.  ¿Epidemiológicamente?  Un desastre, eso seguro.
                   

Onda Layetana Noticias: Artículos relacionados