Puigdemont permitiría que Cataluña pudiera trocearse en más países

- -
La muñeca rusa de la autodeterminación. División sin límites.         
Noticias (Layetania)
José A. Ruiz 18/02/2019 823
Este pasado miércoles, el ex-presidente de la generalitat fugado, Carles Puigdemont, participó en un coloquio organizado en la universidad de Groningen (Holanda), de enfoque pro-independentista, en el que fué tratado de "presidente" (como si estuviera en activo), se esquivaron todos los temas escabrosos y se proyectaron imágenes a todo color sobre el movimiento independentista y en blanco y negro sobre las reacciones más duras del gobierno español.
 
A lo largo de su intervención el ex-mandatario secesionista dejó alguna de sus habituales frases incongruientes como "Fui uno de los protagonistas de una rebelión que no cometimos", y afirmó que "el tribunal rechaza llamarme como testigo cuando respondería a todas las preguntas", obviando que el tribunal ha aceptado llamarle, pero al banquillo de los acusados, que es el papel que le corresponde.
 
Sin embargo, una de las frases más relevantes y significativas de la noche fué la que sentenció el ex-presidente huido al afirmar que “Nadie acabaría en la cárcel por organizar un referéndum por la independencia de Barcelona, o Tarragona, en el marco de una Cataluña independiente. Cada sociedad tiene ese derecho. Nada es para siempre y cada generación hará lo que quiera”.
 
A buén seguro esa frase habrá levantado ampollas entre su propio partido, ya que el movimiento nacionalista catalán es de natural blindado en su cohesión territorial y expansionista en sus aspiraciones (siempre han negado las aspiraciones del Valle de Arán a abandonar Cataluña y se niegan a aceptar Tabarnia (la unión de Barcelona y Tarragona) como una realidad que pueda existir fuera de Cataluña, al tiempo que reclaman anexionar Valencia, Baleares, parte de Aragón y el sur de Francia a sus "Países Catalanes".
 
Lo curioso es que las reivindicaciones Tabarnesas y Aranesas en el fondo no buscan crear nuevas fronteras, sino simplemente permanecer en España y Europa, y solo plantean separarse de Cataluña en caso en que el secesionismo les expulse de España y Europa, para lo que pretenderían convertirse en nuevas regiones españolas diferentes, pero en ningún momento han planteado conceptos como los de la "autodeterminación" o "estado propio".  Y lo más interesante es que estas aspiraciones sí están encuadradas en la constitución española y podrían llevarse a cabo.
 
Sin embargo esta frase de Puigdemont ya ha puesto en evidencia una de las mayores contradicciones de todo nacionalismo.  Dentro de cada territorio susceptible de pedir para sí un estado propio existen a su vez otros territorios capaces de encontrar sus propias diferencias y solicitar a su vez el levantamiento de nuevas fronteras.
                   

Onda Layetana Noticias: Artículos relacionados