Por qué la decisión de Estrasburgo es tan relevante

Analizamos el impacto de los argumentos del Comité Europeo de Derechos Humanos para el nacionalismo catalán         
Noticias
José A. Ruiz 29/05/2019 485
Ayer, la portavoz de la generalitat, Meritxell Budó, atendió una rueda de prensa en la que daba explicaciones sobre la denegación de la demanda de los miembros del Parlament de Cataluña sobre la supuesta violación de sus derechos.  Decía "aceptamos la resolución del Comité de Derechos Humanos" y añadía, desafiante, "Esperamos que las resoluciones que tengan que venir y sean favorables a nuestra causa se acepten por parte de los unionistas..".  Pero al margen de la anomalía democrática de calificar como "su causa" (del gobierno de Cataluña) lo que debería ser solo la causa del independentismo, la portavoz no mencionó el auténtico alcance de la respuesta de Estrasburgo.  Porque la respuesta ha sido mucho peor de lo que podían haber esperado.
 
Lo que la demanda a Estrasburgo solicitaba era un pronunciamiento sobre si los derechos de los parlamentarios habían sido vulnerados al suspenderse la sesión plenaria del 9 de octubre de 2017 en la que Puigdemont planeaba concluir el golpe de estado iniciado el 6 de septiembre del mismo año con la aprobación de leyes inconstitucionales. Por tanto, la respuesta que el nacionalismo necesitaba era "Si, vuestros derechos han sido vulnerados.  Condenamos a España", pero sabían que podía llegarles otra: "No. La solicitud queda desestimada".
 
Sin embargo, esto último se habría producido si los ofendidos parlamentarios hubieran hecho una demanda breve, sin florituras y ajustada a los (sus) hechos.  En cambio la presentaron con sus habituales adornos respecto a las bases de la democracia, al voto del pueblo soberano del 1 de octubre, etcétera.  Y, claro, eso obligó al tribunal de Derechos Humanos a analizar también el fondo de dichas cuestiones y pronunciarse sobre ellas.
 
Y la posición adoptada, pese a que es lógica y predecible, puesta en blanco sobre negro es toda una bofetada a las bases del argumentario del independentismo y casi sirve de prólogo a las sentencias del juicio del "procés".
 
Porque Estrasburgo no se limita a asegurar que sus derechos no han sido vulnerados, sino que expresa de forma inequívoca los siguientes hechos:
 
Sobre la demanda por vulneración de derechos
 
  • La interferencia con el derecho de los solicitantes a la libertad de reunión podría considerarse razonablemente como una "necesidad social apremiante".
  • La decisión de la Mesa del Parlamento de convocar una sesión plenaria viola las decisiones tomadas por el Tribunal Constitucional que persiguen el objetivo de proteger el orden constitucional.
  • El Tribunal considera que la suspensión de la sesión plenaria había perseguido, entre otras cosas, los objetivos legítimos de "garantizar la seguridad pública", "prevenir el desorden" y "proteger los derechos y libertades de los demás".
  • Al adoptar una orden de suspensión, por lo tanto, el Tribunal Constitucional se había esforzado por garantizar el cumplimiento de sus propias decisiones. Esa suspensión parece justificada porque, como lo señaló la Corte, los tribunales constitucionales estaban facultados para tomar las medidas necesarias para garantizar el cumplimiento de sus fallos.
  • El Tribunal concluyó que la injerencia en el derecho de los demandantes a la libertad de reunión .. era "necesaria en una sociedad democrática".
  • La Corte estuvo de acuerdo con la Corte Constitucional en que un partido político podría hacer campaña para un cambio en la legislación o las estructuras constitucionales del Estado, siempre que utilizara medios legales, pero es necesario evitar situaciones en las que los parlamentarios que representan a una minoría no pudieran cumplir con sus deberes.
 
Sobre el referéndum del 1 de octubre
 
  • El 1 de octubre de 2017 se celebró un referéndum no autorizado para decidir sobre la secesión de Cataluña del territorio español.
  • El Tribunal señaló que para que un caso relacionado con los referendos estuviera dentro del alcance del Artículo 3 del Protocolo No. 1, el proceso en cuestión tenía que llevarse a cabo bajo condiciones legales para garantizar la libre expresión de la opinión popular en la elección de legislatura.
  • El Tribunal consideró que esas condiciones no se habían cumplido en el presente caso. La sesión plenaria del Parlamento se había convocado en cumplimiento de una ley que había sido suspendida por el Tribunal Constitucional y por lo tanto ha sido inaplicable temporalmente. Por consiguiente, la decisión adoptada por la Mesa del Parlamento se debió a una falta manifiesta de cumplimiento de las decisiones emitidas por el Tribunal Constitucional destinadas a proteger el orden constitucional.
  • El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha declarado por unanimidad que la solicitud es inadmisible.
  • La decisión es definitiva. (En otras palabras, inapelable).
Este es el quid de la cuestión.  El tribunal de Estrasburgo no solo ha declarado que aquél día no se vulneraron los derechos de los parlamentarios, sino que ha desplegado todo un argumentario que pone al descubierto el proceder antidemocrático de los parlamentarios independentistas, un argumentario ratificado unánimemente por siete jueces de distintos paises, y que Estrasburgo no va a contradecir en sus siguientes sentencias, sino que va a servir de base a muchas de ellas.
 
                   

Onda Layetana Noticias: Artículos relacionados
Si. Estoy señalando ese botón
Pulsa el botón para escucharnos

Descarga una APP para escúcharnos en tu móvil
Comentarios
Nombre
Email
Comentario (Max 400 caracteres)