El independentismo se ha vuelto violento, excluyente y antieuropeo según el Washington Post.

- -
El prestigioso rotativo publica un estudio en el que analiza la evolución del nacionalismo catalán desde 2014.         
Noticias
José A. Ruiz 17/12/2019 733
El diario más antiguo de Washington ha publicado recientemente las conclusiones de un estudio que ha estado llevando a cabo desde el año 2014.  Es este estudio, realizado con el apoyo del consorcio Artis International, los investigadores han realizado entrevistas a catalanes y a líderes políticos de ambas facciones del conflicto independentista en Cataluña, y la comparación entre las respuestas obtenidas en 2014 con las obtenidas en 2019 les ha servido para trazar la evolución del movimiento secesionista a lo largo de estos cinco años.
 
Resumimos algunas de las conclusiones extraídas del estudio:
 
* Mayor apoyo a la violencia contra el gobierno. El independentismo ha pasado de una actitud pacifista a apoyar la violencia política. Al principio del estudio la mayoría de independentistas rechazaban la violencia, mientras que ahora una mayoría acepta "cierto grado" de violencia contra la policía. 
* Polarización de las identidades. Inicialmente las identidades Catalana y Española se superponían en gran cantidad de catalanes que no tenían problema en asumir ambas.  Ahora los moderados se van pasando a los extremos y muchos han pasado a considerarse "solo catalanes" o "solo españoles".
* Antieuropeismo. Inicialmente los nacionalistas se declaraban pro europeos y confiaban en que las instituciones europeas avalasen sus reclamaciones o al menos "mediasen" entre ellos y el gobierno de España. Actualmente cuanto más independentista es un individuo, menos europeo se siente, probablemente por que la Unión Europea, dentro del marco legal, ha tratado el asunto como un problema interno de España, en lugar de apoyarles.
* Exclusión. En 2014 los independentistas ponían a los inmigrantes como ejemplo para demostrar que su movimiento era inclusivo.  Sin embargo ahora los nacionalistas han restringido su definición de quién es catalán, con la idea de que la catalanidad está "en su sangre". El diario menciona que cuanto más independentista es un individuo, más excluyente se vuelve, y afirma que los independentistas se han vuelto más "tribales", con un sentido de identidad más estrecho.
 
Además de detallar los puntos expuestos, el artículo menciona las sentencias del "procés" como un importante punto de inflexión en estos cambios en el carácter nacionalista.  Apunta como causas a la falta de solución del "conflicto" por parte del gobierno de España y de la Unión Europea, y afirma que el nacionalismo catalán "ha dañado la democracia en España".
 
 
Según los periodistas que firman el artículo, otras consecuencias de la radicalización del nacionalismo son: la fragmentación de los partidos independentistas, el auge de la extrema derecha y la polarización que hace que los partidos tengan dificultades para formar coaliciones pese a los intentos de los partidos más centristas.
 

 

                   

Onda Layetana Noticias: Artículos relacionados