Colau volverá a ser alcaldesa gracias a Valls

La edil en funciones lo justifica para proseguir las políticas "valientes" de su primera legislatura.         
Noticias
José A. Ruiz 07/06/2019 389
La jugada de Valls rematada por Collboni dará finalmente sus frutos. El nacionalismo no se adueñará de la capital catalana. Esto ha quedado decidido en el momento en el que Ada Colau anunció esta semana que optaría nuevamente a la alcaldía de Barcelona. No necesitó mencionar que su candidatura tiene todos los números para salir elegida gracias a la generosidad del concejal Manuel Valls, que le cede los votos que necesite, y del socialista Jaume Collboni, dispuesto a un pacto de izquierdas que deja libre para Colau el asiento de alcaldesa.
 
Las reacciones del partido más votado, Esquerra Republicana, no se han hecho esperar. Los nacionalistas pretendían convertir Barcelona en "la capital de la República", pero el hecho de no poder sumar entre los partidos independentistas, que han perdido fuerza en el consistorio barcelonés, lo ha fiado todo a la voluntad de la "equidistante" alcaldesa anti sistema, forzada a decidir finalmente entre izquierda no nacionalista e izquierda nacionalista.
 
Este compromiso de carambola entre rivales opuestos (Valls y Colau demostraron durante su debate televisivo esa química que solo tienen los grandes enemigos) es la consecuencia de una disyuntiva muy acuciante para Manuel Valls, y es la de elegir entre lo que posiblemente sea una gestión ineficiente de los recursos de Barcelona o el expolio de los mismos para sufragar y potenciar el movimiento nacionalista.  Y Valls ha tomado una decisión tán inesperada que ha provocado situaciones insólitas como que incluso constitucionalistas de derechas se alegren de tener una alcaldesa "comunista" y antisistema.
 
Las redes sociales se han llenado de reproches desde el bando nacionalista, dirigidos mayoritariamente hacia Colau. En estos reproches las voces de Esquerra Republicana le afean que pacte con "la casta" (pese a que ellos se presentan con un político casi octogenario, de apellido y raigambre y que ha vivido siempre a la sombra del poder). También han habido agradecimientos, desde el bando constitucionalista, muy especialmente dirigidos a Manuel Valls. "Gracias Valls" ha sido el escueto agradecimiento ampliamente difundido para el recién llegado concejal cuya estrategia ha constituido una muestra indiscutible de que si se saben jugar bien las cartas de la política, cualquier fuerza puede marcar la diferencia. Lejos de perfilarse el ocaso de una figura política, el socio de Ciudadanos parece estar sentando las bases para una interesante carrera que aún no se alcanza a vislumbrar.
                   

Onda Layetana Noticias: Artículos relacionados
Si. Estoy señalando ese botón
Pulsa el botón para escucharnos

Descarga una APP para escúcharnos en tu móvil