Cataluña margina en las escuelas el español, su lengua más hablada

- -
Es la demoledora conclusión de un informe de la Asamblea por una Escuela Bilingüe de Cataluña, presentado hoy en Madrid         
Noticias (Layetania)
José A. Ruiz 22/05/2019 781
Los resultados del estudio llevado a cabo en más de dos mil escuelas de Cataluña no deja lugar a errores.  El español es lengua non grata en las escuelas catalanas.
 
No es que la imposición lingüística y el adoctrinamiento escolar fuesen precisamente un secreto, pero desde la ocultación por el gobierno socialista del último informe sobre la materia, quienes defienden la convivencia entre las dos lenguas más habladas de Cataluña carecían de datos con los que demostrar lo que cada día veían en los colegios de sus hijos.  Ahora finalmente lo tienen sobre papel.
 
Según confirma el informe, la imposición se lleva a cabo por tres cauces:
  • La propia enseñanza:  En la práctica totalidad de casos las clases lectivas se dan solo en catalán, con la única excepción de la asignatura de lengua española.  El objetivo claro es lograr que los alumnos "normalicen" el uso del catalán y consideren al español una lengua ajena.  En multitud de ocasiones, ese monolingüismo se extiende fuera del aula, en los pasillos y muy especialmente a la hora del recreo.  Los maestros saben que si se fuerza a los niños a hablar catalán entre si en el patio es más probable que acaben haciendo lo mismo en la calle.
  • La comunicación interna.  Tanto las conversaciones entre profesores como los comunicados y circulares impresos han de ser monolingües en catalán.  Es la forma de ejercer presión sobre el profesorado para que "se adapte" o renuncie.  Sumando este factor al de la habitual criba ideológica (es más fácil ascender y llegar a puestos de responsabilidad si se tiene el carnet de un partido nacionalista) se logra la complicidad del profesorado para el adoctrinamiento monolingüe.
  • La comunicación con los padres.  Este es el cauce más singular de los tres, porque se pretende por la fuerza de la persuasión forzar el castellano como única lengua de comunicación entre padres y maestros pese a que en muchos casos la mayoría de los padres son castellanoparlantes.  A esto ayuda una actitud condescendiente con el español, que es tratado como "idioma de segunda" que solo se debe tolerar si se desconoce el catalán y, por tanto, queda reservado a la gente inculta.
 
Esta situación contrasta con todos los estudios que demuestran que la lengua española es la lengua manterna de la mayoría de catalanes (un 51% según los datos oficiales de la propia Generalitat) frente al Catalán, que queda en segundo puesto (con el 36% también según la generalitat).  Fuera de las fronteras de Cataluña esta situación de marginación de la propia lengua sería considerada un sinsentido, pero años de habituación y una fortísima política identitaria ha logrado que en Cataluña los padres que desean la educación bilingüe se silencien para no perjudicar el futuro de sus hijos.
 
La realidad es que hoy día, en Cataluña, los padres que desean una educación plural, bilingüe (o trilingüe) y libre de adoctrinamiento deben hacer lo que hacen los políticos nacionalistas: llevar a sus hijos a la escuela privada, en la que se ofrece el bilingüismo como un plus muy codiciado que la escuela pública no puede ofrecer.
 
Y es que la única tesitura en la que los catalanes podrían pronunciarse sin miedo a represalias sería someter la imposición lingüística a referéndum, algo que los partidos nacionalistas han negado por activa y por pasiva aludiendo a un "gran consenso" que jamás han demostrado y a una "eficacia probada" desmentida por multitud de informes.
 
Esta situación es más fácil de entender si se tiene en cuenta que la última responsable de educación elegida por Puigdemont, Clara Ponsatí (actualmente huida de la justicia) pidió disculpas al jurar su cargo por no saberse expresar bién en español, algo común en gran parte de los políticos nacionalistas catalanes, que llegan a presumir abiertamente de su ignorancia del español, la lengua más hablada de Cataluña.
                   

Onda Layetana Noticias: Artículos relacionados